A río revuelto, ganancia de pescadores, reza el antiguo refrán. Y es cierto, existen personas que se benefician sembrando miedo y confusión en los medios sociales, en plena coyuntura marcada por el coronavirus y la COVID-19. Y es que, en 2020 la pandemia también infecta la web, pero de fake news y desinformación.

A pesar de las intenciones que puedan tener los propagadores de rumores y falsedades sobre la COVID-19, una respuesta racional e informada de parte de la sociedad puede hacerles frente y controlar la primera infodemia que vivimos. 

Una infodemia no es más que el flujo de información equivocada o falsa sobre un asunto -en este caso el coronavirus- que discurre por el boca a boca entre las redes sociales de Internet y donde los usuarios “contagian” a otras personas con falsedades, como si de un virus se tratase.

De acuerdo a Fundéu, infodemia, “en el contexto de las noticias sobre el coronavirus se emplea con relación a la gran cantidad de información que hay sobre el tema, mucha de la cual son bulos o rumores, por lo que vendría a equivaler a una ‘epidemia nociva de rumores que se generan durante los brotes’”. La OMS ya había usado el término anteriormente, pero es en este contexto donde ha tomado mayor relevancia y popularidad, justamente por el papel que los medios digitales desempeñan en su difusión.

Cada uno de nosotros tiene el poder de elegir detener un rumor o falsedad que circula en las redes sociales de Internet. (Fuente de la imagen: Internet)

Localmente, el portal ojo-publico.com, ha publicado que siete de cada diez contenidos en Twitter sobre la COVID-19 son irrelevantes o incrementan el temor en el país. Y si bien Twitter no es el Perú, es un ejemplo importante sobre cómo la desinformación puede empeorar una situación que de por sí, ya es delicada.

El problema con estos rumores y fake news es que, muchos de ellos, refuerzan nuestras creencias previas; por eso asumimos como cierto aquello que nos resuena o se alinea con nuestras convicciones. A partir de eso, vamos construyendo, sin saberlo tal vez, una cascada de desinformación que puede lograr que un gran número de personas dé por cierto algo falso, llegando a tomar decisiones serias y reales basadas en esas falsedades.

Es natural y da miedo pensar en el peligro, y por eso encontramos reacciones como la compra irracional de papel higiénico (Aquí pueden leer sobre la explicación psicológica del porqué han arrasado con él en los supermercados) o víveres. Pero quienes siembran estos rumores de terror saben cómo vamos a reaccionar y a partir de allí crean la información falsa. En pocas palabras, juegan con los miedos y las esperanzas de los ciudadanos. ¿Y cómo lo hacen? Poniéndole a lo falso, un granito de verdad.

Puede interesarte  Coronavirus: recomendaciones para la comunicación de marca durante la crisis

Ayer recibí una imagen reenviada en un grupo de WhatsApp al que pertenezco. La información era confusa y me despertó la duda, pues mencionaba que el presidente del Perú suspendía las actividades del Estado. Lo primero que me llamó la atención fue la mala redacción del titular; luego, la URL de la noticia no coincidía con la información presentada (Esta es la URL de la noticia verdadera verdadera: (https://rpp.pe/politica/gobierno/coronavirus-covid-19-martin-vizcarra-anuncio-la-suspension-de-clases-universitarias-y-la-prohibicion-de-espectaculos-con-mas-de-300-personas-noticia-1251160).

Noticia falsa recibida por WhatsApp:

Noticia verdadera en la web del medio de comunicación:

Por suerte, luego de algunas horas, la cuenta oficial de la Presidencia del Perú publicó un tuit en el que evidenciaba y desmentía  la noticia falsa que estaba circulando por redes sociales y otros servicios de mensajería:

El problema es que, con la inmediatez de Internet, una noticia falsa como la anterior puede hacerse viral y discurrir entre miles de personas en pocos minutos, causando miedo, confusión, o cualquier otra respuesta negativa.

¿Quiénes lo hacen y por qué lo hacen? No tengo una respuesta en este momento, pero lo que tengo claro es que estas condiciones críticas son favorables para que se extiendan las falsedades, porque mientras la tensión social es mayor, somos más vulnerables frente a los propagadores y sus rumores, que frecuentemente respaldan sentimientos y miedos preexistentes en las personas.

En este contexto, puedes tomar en cuenta estas recomendaciones para hacerle frente a la infodemia y combatir los rumores y falsedades sobre el coronavirus y la COVID-19 que circulan a diario por las redes sociales:

  1. No cedas ante tus emociones y miedos: los propagadores quieren eso, desestabilizar y sacar provecho a partir del miedo y ansiedad de las personas . Si te reenvían información o te cuentan una noticia que parece muy grave o te asusta mucho, es probable que sea una falsedad. ¡No la reenvíes!
  2. Verifica la información: en este entorno, ser escéptico es un buen camino. Ante cualquier información que te alarme, pregunta por las fuentes exactas y búscalas, en la medida de tus posibilidades y recursos. No contribuyas con el efecto devastador de una cascada de desinformación.
  3. Acude siempre a las fuentes oficiales: en el Perú, está el Ministerio de Salud (Minsa); a nivel global puedes ver toda la información y recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que también tiene una cuenta local. En el plano informativo, prefiere consumir noticias de medios de comunicación serios, establecidos y con trayectoria. Lo mismo con especialistas y líderes de opinión. Hoy en día es muy fácil crear un sitio web que aparente ser un medio serio y formal, pero muchos de ellos pueden ser espacios especialmente diseñados para diseminar información falsa y rumores.
  4. No caigas en la conspiranoia: en situaciones como esta, es fácil creer historias sobre conspiraciones, armas biológicas, control poblacional y demás teorías catastróficas. Hacerles caso solo aumentará la ansiedad y no ayudará en nada. Más bien, si necesitas información, busca el término coronavirus en las principales plataformas digitales como Google, Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram y Tiktok y encontrarás enlaces que te lleven a fuentes de información fidedignas y serias.
  5. Sigue las indicaciones de las instituciones competentes: como mencioné en el punto 3, acude siempre a las fuentes oficiales y sigue sus recomendaciones. Circulan por la red contenidos con supuestas fórmulas y remedios para afrontar la COVID-19, desde los más naturales e inofensivos hasta aquellos que pueden poner en riesgo tu vida y la de los demás. No les hagas caso; escucha solo las voces autorizadas y a los especialistas. Aléjate del móvil por un momento y enciende la radio para escuchar noticias.
  6. Sé responsable contigo y con tu entorno: la responsabilidad individual es fundamental en esta situación, especialmente para evitar la propagación del virus. Frente a esto, el aislamiento social es una buena práctica que se viene estableciendo en diversos países y empresas, que han adoptado el teletrabajo como una forma de proteger a sus empleados y comunidad. #YoMeQuedoEnCasa #QuédateEnCasa o #TodosACasa se están convirtiendo en una tendencia que ha generado alternativas de educación, entretenimiento, cultura e información que hacen más llevadero este momento. Ojo: ¡aislamiento no son vacaciones!
Puede interesarte  Webinar: Comunicación y reputación en entornos de crisis: Estrategias para marcas humanas en tiempos del coronavirus

De otro lado, si deseas conocer un poco más sobre la infodemia, puedes ver este vídeo que hicimos en Trend:

También puedes ver a nuestro ex primer ministro, Salvador Del Solar, quien ayer viernes 13/03/2020 publicó por la noche un vídeo con recomendaciones simples y efectivas para afrontar el coronavirus, y también la infodemia, usando el hashtag #JuntosLaHacemos.

Además, puedes leer este artículo del diario El País, donde mencionan todas las iniciativas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y empresas de Internet están realizando para frenar esta infodemia y brindar información real y verificada a los usuarios que buscan sobre la COVID-19. En esa misma nota, el director general de la OMS ha asegurado que la evolución del brote del coronavirus dependerá de la medida en que se haga llegar la información correcta a la gente que la necesita. ¡Nosotros podemos contribuir con ello!

Finalmente, recordemos que el valor de las Redes Sociales está en las personas que están detrás de cada cuenta y usuario. Por eso, nunca dejemos que se desvirtúe el sentido de estos espacios, que fueron creados para COMPARTIR, COLABORAR Y COMUNICAR, como lo mencionó el estudioso Howard Rheingold. Seamos responsables con el uso que le damos a las herramientas digitales que tenemos entre manos; protegernos como seres humanos incluye también consumir y divulgar información correcta y verificada, por el bien de todos.

Puede interesarte  ¿Cansado de ZOOM? 11 consejos para tener videollamadas de trabajo eficientes

BONUS TRACK 1: Si deseas conocer más detalles sobre el coronavirus de una forma simple, te recomiendo este vídeo, presentado por Julio Valdivia, director de Bioingeniería en UTEC:

BONUS TRACK 2: Te recomiendo este estupendo post de mi amigo Juan Carlos Llanos, especialista en comunicación y reputación, sobre Cómo gestionar la comunicación de crisis en las empresas, a propósito de esta coyuntura del coronavirus.

BONUS TRACK 3: El humor es importante y parte de ser resiliente. Así que, sin quitarle seriedad al tema, siempre tengamos espacio para reir, compartir y aprovechar estos momentos para reconocer y aceptar nuestra humanidad. Hagamos como los Juanelos:

PS: No quisiera terminar este post, sin mencionar y recordar lo que sucede en nuestro país con el dengue, que en Loreto y la fecha ya registra 12 fallecidos y 4200 casos confirmados. No permitamos que nuestra atención se enfoque solamente en la COVID-19, que hay diversas necesidades que atender en el país.

El post CORONAVIRUS: CÓMO HACERLE FRENTE A LOS RUMORES E INFODEMIA aparece primero en el blog de AugustoAyesta.pe. ¿Necesitas orientación o ayuda para tu marca en alguno de los temas que trato en este post? mándame un mensaje y te responderé cuanto antes. ¡Sigamos conversando en Twitter, Linkedin, Facebook e Instagram!